La Responsabilidad Social Corporativa (RSC) refleja una nueva dimensión de la empresa preocupada en su sostenibilidad y no tanto en el corto plazo. Una triple visión -económica, social y medioambiental- que prima el desarrollo sostenible.

lunes, 26 de marzo de 2007

Contaminación y guerras

Arte: Calpurnio

¡Cómo son estos ricos!

Los dibujos son del gran Furillo.Un tópico es un tema o asunto que a fuerza de repetirlo todo el mundo da por obvio. Los ricos lo son porque se aprovechan de un sistema -el capitalista- que sólo genera riqueza para ellos y no para el resto.

Merrill Lynch IIF New Energy Fund E Acc

Fuente: Morningstar
Merrill Lynch IIF New Energy Fund E Acc es un fondo de renta variable internacional gestionado por Poppy Allonby desde 2002 y por Robin Batchelor que se incorporó al equipo en 2006 Su cartera cuenta con una presencia significativa en los sectores de energías alternativas y de tecnologías relacionadas con la energía. Además de las energías renovables también puede invertir en automoción y generación de electricidad in situ, almacenamiento de energía y tecnologías instrumentales relacionadas con la energía. Tiene un 7,1% de su patrimonio invertido en Vestas Wind Systems, un 5,3 en SolarWorld, un 5.1 en Gamesa, un 4,9 en Archer Daniels Midland 4.9 y un 4,4% en Itron Inc. Geográficamente, Norte América pondera un 46.5%, Europa Occidental (Área Euro) un 22.4% y Europa Occidental (excepto Área Euro) un 10%.
Comentario del gestor - A 31.12.2006
-Rentabilidad
. El valor liquidativo del Fondo aumentó un 11,14% en dólares en el trimestre al beneficiarse las acciones de nuevas energías del apoyo regulatorio, los pedidos favorables y los movimientos positivos en el mercado general de renta variable. Las compañías de aerogeneradores volvieron a liderar el sector gracias a los anuncios de pedidos importantes y la mejora de las condiciones del negocio. El sector debería beneficiarse de la victoria demócrata en las elecciones del ecuador del mandato en EEUU. Los demócratas han sido históricamente más favorables a las políticas medioambientales que los republicanos. De hecho, en diciembre, el Congreso prolongó una subvención clave para las energías renovables un año antes de su vencimiento. El crédito fiscal a la producción supone 1,9 centavos por kilovatio-hora de energía generada para las compañías de energía eólica y otras renovables. Los promotores de parques eólicos tienen ahora otra ventana de oportunidad de 12 meses, hasta diciembre de 2008, lo que aumenta la visibilidad de las ventas de los fabricantes de aerogeneradores.
- Cambios en la cartera. Participamos en la OPV de EDF Energies Nouvelles y aumentamos posiciones en algunas compañías de energías renovables.
- Posicionamiento actual. El entorno macroeconómico sigue siendo positivo para el sector. De cara al próximo año, el precio del petróleo podría mantenerse bastante alto (aunque volátil), la seguridad energética sigue siendo un problema y los gobiernos son cada vez más favorables a las nuevas energías. No obstante, los valores también seguirán influidos por determinantes externos y algunos factores menos previsibles, como el mercado general de renta variable y el interés de los inversores, también contribuirán a la rentabilidad.

domingo, 25 de marzo de 2007

Memoria de RSC de Banco Sabadell

Banco Sabadell ha modificado substancialmente las características y el formato de su Memoria de Responsabilidad Social Corporativa. Niños y niñas de las fundaciones Talita y Síndrome de Down ilustran la Memoria de Responsabilidad Social Corporativa de Banco Sabadell. Por primera vez, la Memoria de RSC se presenta anexa al Informe anual de la entidad en formato digital y con animación audiovisual. Ha sido elaborada según los criterios de la guía G3 del Global Reporting Iniciative (GRI), organismo que le ha concedido la más alta calificación (A+) a propuesta de la entidad verificadora (Bureau Veritas Certification). Según informa la entidad en nota de prensa, la nueva versión, que recoge las sugerencias de sus distintos grupos de interés, se presenta por primera vez este año en formato digital y con ilustraciones realizadas por niños y niñas de la Fundación Talita y de la Fundació Catalana Síndrome de Down, entidades con las que Banco Sabadell colabora habitualmente.
Gracias a un menú de contenidos, el lector puede navegar de manera intuitiva por las diferentes páginas animadas y elegir asimismo entre una versión resumida o más detallada, según sus intereses.
La Memoria de RSC, disponible en castellano, catalán e inglés, ha sido elaborada siguiendo los criterios de la nueva guía G3 del Global Reporting Iniciative (GRI) aprobada en octubre del 2006 y cuenta, también por primera vez, con la verificación de auditores externos. Como resultado de ello, se ha hecho acreedora de la más alta calificación (A+) otorgada con fecha 1 de marzo por el Global Reporting Initiative a propuesta de Bureau Veritas Certification, empresa externa que ha realizado la verificación de la memoria, lo que confirma la calidad de la información publicada y refleja asimismo el esfuerzo de mejora realizado durante el 2006.
Mientras que en el 2005 Banco Sabadell fue la primera entidad financiera en obtener la certificación global de calidad ISO 9001:2000 para el 100% de sus procesos y las actividades de su grupo en España, en el año 2006 la entidad ha obtenido el Sello de Oro a la Excelencia Europea (+500) según el modelo de la European Foundation for Quality Management (EFQM).
Iniciativas medioambientales
Por otra parte, Banco Sabadell ha sido muy activo en el ámbito de las iniciativas medioambientales en el 2006. En este sentido, ha implantado un sistema de gestión ambiental, destinado a obtener la certificación ISO 14001:2004 para su sede corporativa en Sant Cugat del Vallès durante el primer trimestre del 2007, y mantiene su liderazgo en la financiación de proyectos de energías renovables.

jueves, 22 de marzo de 2007

Memurandum pleno Comisión RSC de AECA

Adjunto enlace al Memorandum de la reunión del Pleno de la Comisión de RSC, celebrada el pasado 12 de marzo en la sede de UNESA en Madrid.

La Responsabilidad Social Corporativa con enfoque de BSC

Mi amigo Alfonso López organiza una nueva edición de sus Jornadas sobre BSC. Esta 5ª edición tiene por título: NUEVOS ELEMENTOS A INCORPORAR EN LA GESTIÓN ESTRATÉGICA A TRAVÉS DEL CUADRO DE MANDO INTEGRAL(BALANCED SCORECARD). Alineando personas, Alineando corporacionesCasos en el ámbito privado y público. Se celebran los días 17 y 18 de mayo en las Islas Canarias. La ponencia inicial, impartida por el propio Alfonso es: Responsabilidad Social Corporativa con enfoque de BSC. Teneis más info aquí.

lunes, 19 de marzo de 2007

¡Qué malos son estos empresarios!

El día 30 de marzo con motivo de la celebración del Patrón de Económicas, San Vicente Ferrer, se celebrará en el salón de Actos de la Facultad de Económicas de Zaragoza la mesa redonda "Ilustración gráfica en la prensa económica" que debatirá los prejuicios que sobre los economistas y los empresarios tiene todavía la sociedad. Más info aquí. El dibujo es de Danuto

miércoles, 14 de marzo de 2007

Entrevista a JL Lizcano (AECA)

El conocimiento de la RSC en España es relativamente reciente, por lo que aún no hay un uso homogéneo de los términos básicos que se utilizan diariamente. Con la intención de ofrecer un punto de referencia y apoyo para los profesionales y empresas, que en determinadas ocasiones se encuentran en la disyuntiva de manejar un término u otro parecido, la Asociación Española de Contabilidad y Administración de Empresas (AECA) publicó a finales de año 'La Semántica de la Responsabilidad Social Corporativa'. José Luis Lizcano, ponente del informe y coordinador de la Comisión de Responsabilidad Social Corporativa de AECA, comenta el objetivo de este documento y cuál es la situación del lenguaje en el mundo de la RC.

- ¿Hay mucha confusión en el mundo de las empresas respecto a la RSC?
Al igual que en otros temas habría que distinguir entre las grandes empresas y las pequeñas y medianas. El grado de conocimiento de la Responsabilidad Social Corporativa es, lógicamente, mayor en las primeras. Las exigencias del mercado, con una dura competencia a nivel global, obligan a las grandes compañías a intentar en todo momento conocer y aplicar las nuevas tendencias, dando rápida respuesta a las crecientes demandas de su entorno. Por su parte, las empresas de menor tamaño, aunque deben conocer y estar al día también de dichas tendencias, por regla general, suelen entrar en ellas impulsadas por las grandes.
La confusión se produce generalmente en el momento de introducirse en la materia y encontrar, como está sucediendo actualmente en nuestro país y también a nivel internacional, una gran dispersión conceptual y terminológica. En muchas ocasiones esta 'barrera de entrada' proviene precisamente de los agentes impulsores de la aplicación y divulgación de la RSC, empezando por los propios poderes públicos, las corporaciones empresariales, las agrupaciones de profesionales y las entidades docentes. En cualquier caso no estamos peor que hace unos años en este sentido, se avanza poco a poco, y con este objetivo se presentan iniciativas como el documento de AECA.

- En este sentido, ¿qué les impulsó a elaborar el estudio?
Una vez abordados los aspectos conceptuales esenciales con el primer pronunciamiento sobre el Marco Conceptual de la Responsabilidad Social Corporativa, la Comisión de Estudio de AECA decidió cerrar una primera etapa de trabajo con un análisis semántico de los términos principales utilizados con mayor profusión. Las propias reuniones de la Comisión mostraban como a veces para un mismo concepto distintas partes implicadas utilizaban términos diferentes, y, por el contrario, en otras ocasiones, conceptos distintos eran citados con el mismo término.
Se detectó que las causas de esta situación podía provenir en algún caso de las traducciones del inglés, y que, asimismo, no existía una referencia terminológica fundamentada sobre cuestiones básicas como, por ejemplo, la forma de denominar la propia materia: responsabilidad social corporativa, responsabilidad social de la empresa, responsabilidad corporativa o responsabilidad social. Ante este panorama se estimó oportuno acometer un estudio semántico, cuyas conclusiones pudieran servir de referencia a los profesionales e interesados en la RSC.

- La primera edición de 'La semántica de la RSC' está abierta a la opinión de los profesionales, ¿cómo ha sido recibido el documento?
Como todo pronunciamiento de AECA, de cualquiera de sus diez áreas de investigación, 'La semántica de la RSC' está abierta a la opinión de todo aquel lector o usuario que desee formular cualquier tipo de observación sobre sus contenidos. Es un proceso de interacción muy productivo que dota a los documentos de AECA de un carácter dinámico y participativo.
A la vista de las primeras reacciones tenemos que decir que ha suscitado gran interés, habida cuenta de que es el primero de sus características que se realiza tanto a nivel nacional como internacional. El documento está sirviendo ya como referencia de distintos estudios en curso que se llevan a cabo por investigadores y entidades de índole diversa.
Hay que esperar un poco para conocer con más perspectiva el verdadero alcance del trabajo realizado y si realmente resulta útil para los profesionales y las empresas. Cuanto antes se supere la fase terminológica y conceptual, antes se podrá avanzar en otros aspectos fundamentales como la implantación y la información de la RSC.

- Para comprender las garantías de este estudio, ¿puede explicar en qué ha consistido, en qué se ha basado y quién ha realizado el trabajo?
De forma sistemática se han estudiado un grupo de términos seleccionados, utilizados en muchas ocasiones de manera impropia, con el fin de clarificar y precisar mediante un proceso deductivo su significado. Las bases lingüísticas utilizadas para el análisis han sido el Diccionario de la Real Academia de la Lengua Española y los Diccionarios de la Lengua Inglesa Webster y Oxford.
La discusión del documento se ha llevado adelante en el seno de la Comisión de AECA, con la metodología habitualmente utilizada, la cual se apoya en el trabajo básico realizado por una ponencia, en este caso formada por Pablo Nieto y yo mismo, ambos de AECA. Durante más de un año, han tenido lugar varias reuniones de trabajo y las consabidas comunicaciones a través de correo electrónico, con el objeto de recoger los distintos puntos de vista de los grupos de interés representados en la Comisión.
El documento finalmente publicado es un pronunciamiento de consenso que supuestamente será utilizado por los miembros de la Comisión en sus respectivas organizaciones, sirviendo también de referencia para el común de los profesionales.

- ¿Sabe la sociedad lo que significa y lo que representa el concepto de Responsabilidad Social Corporativa?
Algunos podrían pensar que detrás de algo tan debatido y aparentemente confuso hay un concepto inabarcable y extremadamente complejo. Sin embargo, cuando se me pide que en pocas palabras exprese la idea básica de lo que la RSC representa suelo apelar al sentido humanista de la empresa. La empresa, y las organizaciones en general, son esencialmente personas que interactúan con el fin de alcanzar unos objetivos. En la identificación de los objetivos diversos de cada grupo de personas y la eficacia para alcanzarlos, y, por lo tanto, en la satisfacción de las necesidades de éstas, radica el éxito o el fracaso de las empresas a largo plazo.
De forma intuitiva esta idea es comprensible para cualquiera: otra cosa es cómo diseñar y utilizar los instrumentos convenientes para dar respuesta eficaz a un modelo de gestión que de entrada resulta más complejo que el tradicional modelo financiero, para el que el único objetivo relevante es satisfacer los intereses de un solo grupo de personas: los accionistas.
Esta idea de empresa humanista, socialmente responsable, es la que, efectivamente, aún no se ha conseguido trasladar al conjunto de la sociedad. Lo primero, lógicamente, es que la empresa demuestre un comportamiento socialmente responsable para, al mismo tiempo, ponerlo en valor, y que los distintos agentes reconozcan y difundan las buenas prácticas, llegando de esta manera a todos los grupos sociales, especialmente hasta el consumidor final, que es la verdadera asignatura pendiente en estos momentos.

- ¿A quién corresponde la responsabilidad de informar y formar sobre el ámbito de la responsabilidad corporativa y el desarrollo sostenible?
La principal dificultad de la RSC es paradójicamente su fortaleza fundamental. A nadie se le escapa que gestionar un modelo con un número considerable de variables a tener en cuenta es más engorroso que cuando solo hay que tratar con unas pocas. Sin embargo, los grados de excelencia y sostenibilidad a los que se pueden llegar cuando se consigue trabajar con la mayor parte o con todos los factores, sin olvidar ninguno importante, son evidentemente mayores.
Esta misma idea surge cuando nos preguntamos quién debe informar, formar y educar sobre RSC. En principio, todos los que están implicados y afectados por ella son potenciales generadores, a la vez que usuarios de conocimiento y opinión sobre una materia que a prácticamente nadie deja indiferente.
Yo diría que las escuelas de educación primaria serían las primeras responsables de acercar a los niños esta visión humanista de la empresa. Los institutos de enseñanza media y las universidades después deberían continuar con dicha labor para que todos los jóvenes, ya consumidores, alcanzaran su mayoría de edad con una visión de la empresa distinta a la que en la actualidad se saca de las aulas.
Cada uno desde su ámbito de actuación puede y debe fomentar la RSC a través de distintos canales: las propias empresas, los poderes públicos, las asociaciones y corporaciones profesionales y empresariales, las escuelas de negocio, las ONG, los sindicatos, las asociaciones de consumidores y, por su puesto, los medios de comunicación, tanto los especializados como los más generalistas.

- ¿Considera que los informes de sostenibilidad ofrecen una información asequible y clara para los distintos stakeholders?
Los que venimos estudiando los informes de sostenibilidad desde su aparición en nuestro país podemos constatar la mejora evidente de la calidad de estos, así como el importante incremento del número de informes publicados. De hecho, en estos momentos sólo Japón, Estados Unidos y Reino Unido se encuentran por delante de España en el ranking de países con mayor número y mejores memorias de sostenibilidad GRI.
Esto no quiere decir, sin embargo, que se haya alcanzado ya el nivel de calidad suficiente para que la memoria de sostenibilidad sea un instrumento útil para todos sus potenciales usuarios. Algunas de las grandes empresas líderes en información de sostenibilidad de nuestro país están poniendo en marcha encomiables procesos de mejora y comunicación con sus grupos de interés, con los que entre otros objetivos se persigue intentar encontrar el formato y tipo de información adecuados, buscando el lenguaje, el estilo y los datos relevantes para cada caso.
Un dato significativo es que el volumen de información difundido a través de las memorias impresas en papel se ha reducido sustancialmente en los dos últimos años. La utilización de las nuevas tecnologías puede ser un recurso clave en la tarea estratégica de conseguir comunicarse de forma eficiente y personalizada con cada grupo de interés. Las webs corporativas, el correo electrónico, las videoconferencias, las publicaciones digitales son algunos recursos que se irán aplicando con mayor intensidad cada día.

- ¿Por qué diferenciar y cómo RSC de RSE, RC y RS?
Como he comentado anteriormente, el documento de AECA intenta dar respuesta a la confusión existente con estos y otros términos, que de alguna manera ha retrasado el avance de la disciplina en estos últimos años.
De forma resumida, el análisis realizado para estos cuatro términos concluye lo siguiente:
RSC y RSE pueden considerarse expresiones y términos sinónimos en tanto en cuanto ambos describen una misma realidad, de acuerdo con las definiciones encontradas en las fuentes lingüísticas consultadas: "Conjunto de personas que se organizan en torno a una actividad económica (industrial, mercantil o de prestación de servicios) con el objetivo de obtener beneficios (lucro)". Cabría decir también que las acepciones del término corporación se ajustan mejor a la concepción social cuando hacen mención de su "composición humana (personas) con capacidades de autogobierno y derechos y obligaciones legalmente reconocidos". Por su parte, la definición de empresa recoge "la finalidad económica y mercantil de la organización con ánimo de lucro".
RC "haría referencia a un ámbito de responsabilidad más amplio y general que la RSC, abarcando otros aspectos financiero, jurídicos-procesales, de gobierno corporativo, comerciales, operativos y de cualquier otra índole, además de los propios del ámbito social". RS "sería aplicable y referida a cualquier tipo de organización, en tanto en cuanto, la acotación del término corporativa o empresa no existe".

- AECA prepara otros documentos que siguen la línea de facilitar la comunicación entre las empresas y sus interlocutores, ¿qué puede adelantarnos de esos proyectos?
Terminada la fase conceptual y terminológica, la Comisión RSC de AECA aborda nuevos trabajos de distinta índole. En fase de propuesta de documento, para su aprobación en el próximo Pleno de primeros de marzo, se encuentra el pronunciamiento 'Gobierno y Responsabilidad Social de la Empresa'. Con un enfoque vanguardista, el documento propone una serie de recomendaciones, extensamente fundamentadas, acerca de algunos mecanismos útiles y de aplicación progresiva para incorporar el modelo pluralista o stakeholder a los gobiernos de sociedades. Por otra parte, existe un proyecto de documento sobre relaciones con los grupos de interés, que en algunos aspectos tomará como referencia los temas tratados en el anterior documento sobre gobierno. Asimismo, con el fin de ir alimentando el debate sobre futuros trabajos, la Comisión organizará un simposio internacional sobre información y verificación de la RSC que tendrá lugar en el mes de septiembre, dentro del marco del XIV Congreso AECA, en la ciudad de Valencia.

Fuente: Responsables

Presentación libro "Mitos y realidades de la RSC en España"


Más info: aquí y aquí.

Dignidad personal y rentabilidad

Algunos autores norteamericanos sitúan a la persona como centro de la empresa, porque de esta manera se incrementan los beneficios de la misma (visión utilitarista). Este articulo defiende que a las personas hay que ponerlas en el centro de la empresa por la intrínseca dignidad que tienen (visión humanista) y no solo porque permitan gana dinero.
La persona es un fin en sí misma y no solo un recurso. Las personas no tienen precio, sino dignidad; y por eso tanto los que insisten en poner precio a las personas como los que se dejan ponerlo, están atacando directamente la dignidad de las mismas, reduciendo su riqueza existencia a lo estrictamente económico (reduccionismo económico)
La persona es valor en si misma y por si misma, y como tal exige ser considerada y tratada. En los ámbitos en los que la persona es tratada así, como por ejemplo en la familia, es donde desarrolla sus potencialidades con mayor amplitud y plenitud.
Respetar y favorecer la dignidad de las personas que trabajan en una empresa u organización humana, es mejorar la eficacia y eficiencia de sus acciones y esto repercute directamente en una mayor rentabilidad. Para desarrollar esta idea voy a seguir el siguiente camino: explicar que se entiende por dignidad personal y relacionarla con la rentabilidad a través de los conceptos de eficacia y eficiencia.

Dignidad personal
La persona es el ser digno por excelencia, por encima del cosmos, la materia las plantas y los animales. A pesar de la perfección intrínseca de todos estos, la persona humana los supera de manera radical porque se sitúa en un plano distinto y superior: el de la personalidad y el espíritu. Toda persona es digna por el mero hecho de ser persona aunque carezca o posea de modo diferente alguna de las características especificas de lo humano (discapacidades físicas o psíquicas, aspectos no desarrollados, etc.)
La perfección intrínseca de la persona hace que tenga valor por si misma, por el simple hecho de ser persona o de existir. Por eso hay una obligación positiva de buscar su bien y la negativa de no utilizarla como un mero instrumento para otros fines porque iría en contra de su dignidad.
El valor de la persona es absoluto, es superior a cualquier otro valor que podamos encontrar en nuestro entorno: naturaleza, animales, bienes materiales o espirituales. Por tanto es un valor que no se puede intercambiar, manipular ni sustituir. La actitud adecuada hacia ella es de respeto, reconocimiento y promoción. Las peculiares características de la persona humana nos permite comprender que cada persona es única e irrepetible. Por todo esto, la persona y su dignidad tiene que estar en el centro de la empresa. Además de acertado, vamos a ver como también es rentable.

Dignidad personal y eficacia
Las personas somos eficaces en los ámbitos en los que se nos trata con dignidad y confianza. Esto se ve con claridad en las relaciones de familia y de amistad, en los que uno se esfuerza por realizar adecuadamente las funciones que tiene encomendadas.
Este trato digno que nos conduce a un actuar eficaz, se concreta en cada una de las notas distintivas de una persona: corporeidad, sensibilidad, afectividad, inteligencia, libertad, acción, lenguaje, trabajo, relaciones interpersonales, familia, sociedad y transcendencia.
Cuando la empresa a través de sus dirigentes, trata con dignidad todas estas notas/ dimensiones de las personas con las que interactua (trabajadores, clientes, proveedores, accionistas y ciudadanos), recibe un comportamiento eficaz de todos ellos; es decir, cumplen adecuada y puntualmente con lo que se han comprometido (definición de eficacia)
Podemos destacar algunas experiencias en la vida real y diaria de las organizaciones humanas:
· El respeto a la dignidad, tratando bien la corporeidad de los trabajadores (condiciones adecuadas en lo referente a la salud laboral), han demostrado ser muy eficaz para evitar bajas laborales.
· Ofrecer un trato respetuoso a todas las personas y actuar con justicia en la remuneración y en todos los procesos de la empresa (contratación, evaluación, promoción, despidos,...) es de gran utilidad a la hora de conseguir y mantener una buena sensibilidad(reputación) hacia la imagen de la empresa. Además. De realizar acciones justas, hay que ser cuidadosos a la hora de hacerlas y de comunicarlas, para que las percepciones sobre ese hecho justo sean las adecuadas. Al llevar a cabo una contratación o un despido, se esta reflejando la calidad ética de una organización y las personas que están en contacto con ella se ven atraídas o defraudadas.
· Involucrar los afectos de las personas en la marcha de la empresa. Un buen directivo tiene que estar al corriente de lo que conocen, quieren y sienten las personas que tienen a su cargo. Para ello hay que fomentar la atención individual a todas las personas de la organización (problemas, desarrollo y carrera profesional
En este punto destacaríamos la importancia de integrar los afectos de las personas (hacia la familia, los amigos) en la estrategia de la empresa (medidas de conciliación vida laboral-personal) y de ser conscientes y coherentes con los dos tipos o modalidades de ser persona: hombre y mujer.
El modo especifico en que se constituye su ser personal siendo igual en lo radical, es distinto en sus manifestaciones concretas. La corporalidad, la sensibilidad, la psicología, la inteligencia y la afectividad recorren caminos distintos en el hombre y en la mujer enriquecen así de modo inagotable el mundo del ser personal con una maravillosa diversidad cuajada de misterio y complementariedad.
· Mantener la “empleabilidad” de los trabajadores y diseñar la organización con criterios favorables al desarrollo de las personas (dar responsabilidad, participación en la toma de decisiones, fomentar la creatividad,...) no es mas que favorecer el desarrollo de la inteligencia y el buen uso de la libertad de las personas que colaboran en la buena marcha de la empresa.
· Respecto al actuar, destacaríamos la importancia de no separa la persona de su acción. La persona muestra lo que es al actuar y se enriquece o empobrece según la calidad ética de lo que hace.
Hoy en ida se suele separar persona y acción en la vida diaria de las organizaciones, cuando los objetivos a alcanzar que se proponen son desorbitados y exclusivamente económicos (muchas veces forzados por una excesiva ambición o por presión de unas expectativas creadas en mercados financieros que poco tiene que ver con la realidad de la empresa y de sus colaboradores).
Se empobrece y debilita la realidad personal cuando se fijan objetivos pensando únicamente en incrementar el valor añadido para el accionista. A parte de que conduce a un claro reduccionismo económico, la organización pierde un sin fin de oportunidades y posibilidades al no considerar la riqueza inagotable de las personas que colaboran con ella (seres dotados de dignidad y de un permanente desarrollo).
· Al igual que el lenguaje y la comunicación son clave para la convivencia y el desarrollo entre personas, en las empresas se debe favorecer un clima adecuado para que la comunicación fluya de una manera eficaz y promueva el enriquecimiento personal de sus colaboradores.
Se debe comunicar de modo amplio y veraz la información financiera y operativa relevante a toda la organización. Uno se ve mas involucrado, en aquello que conoce bien y de una manera veraz y le permite tomar decisiones mas adecuadas y coherentes con la realidad de las cosas.
· El trabajo contribuye a mejorar la sociedad en la que vivimos, te inserta de lleno en el ámbito de las relaciones interpersonales que todos necesitamos y nos ofrece los medios materiales para mantener la familia. Sin olvidarnos del enriquecimiento personal y diario que experimentamos al poner en funcionamiento todas nuestras facultades en el que hacer diario.
· Se debe contribuir a que el trabajo que realizamos tenga el mayor sentido posible, tanto para el bien de los demás (integrar demandas sociales en la actitud empresarial) como para convertirse en un camino de reciprocidad y donación a lo transcendente.

Dignidad personal y eficiencia. El camino hacia la Rentabilidad Personal.
Cuando uno es tratado con dignidad y recibe unos dones o recursos, siente la responsabilidad y necesidad de ponerlos a producir para alcanzar la eficacia deseada.
Esta puesta en marcha de los dones o recursos se realiza con respeto (sin desperdiciarlos ni despilfarrarlos) y orientada a la consecución de un fin alcanzable (eficacia). Estos dones o recursos, si que son medios para alcanzar un fin, y como son limitados hay que utilizarlos con prudencia y acierto (definición de eficiencia)
Este es el camino para alcanzar la rentabilidad en nuestras acciones: uso adecuado de unos recursos/dones limitados (eficiencia) para la consecución de un fin determinado (eficacia) dentro de un ámbito de respeto y promoción de la dignidad humana.
Para que la búsqueda de esta rentabilidad este orientada hacia la auténtica realidad de las cosas y al bien de todas ellas, es necesario que nos fijemos en un fin bueno (eficacia buena) y utilicemos los dones o recursos adecuados como medios y no como fines (eficiencia adecuada)No hay que olvidar que el autentico fin de las empresas u organizaciones humanas no es ganar dinero, sino lograr el desarrollo personal de todas las personas que en ellas participan. Ser rentables en términos económicos (ganar dinero) es un medio necesario para que la empresa subsista en el tiempo y pueda seguir ofreciendo en el futuro un trabajo digno acorde con el desarrollo de las personas ( Rentabilidad Personal).
Joaquin Abellanas, responsable Seguros Empresa Ibercaja

domingo, 11 de marzo de 2007

ISR: la inversión española, como la empresa, tampoco es responsable

La inversión socialmente responsable (ISR) replica a las empresas socialmente responsables o, lo que es lo mismo, tampoco convence en España. Así se desprende del Observatorio de la ISR en España, que revela que en 2005 sólo el 0,49% del patrimonio total de fondos de inversión estuvo gestionado por fondos ISR. Las razones del escaso interés que despierta la responsabilidad social entre los inversores se debe en la mayoría de las ocasiones a la falta de tradición del inversor español de invertir en acciones, al poco impulso que dan las gestoras de este tipo de productos y al desconocimiento de los inversores, que los ven como un simple acto de donación y no como una inversión.
“A los ISR se les ha achacado de ser menos rentables y más caros que el resto de fondos pero no es cierto. Ni los índices de responsabilidad social tienen que ser menos rentables ni los fondos han de tener peores rentabilidades”, asegura Juan Royo Abenia, economista de Renta 4.
La diferencia entre un fondo tradicional y un ISR sólo radica en que estos últimos invierten únicamente en empresas que cumplan con criterios sociales, es decir, aquellas que estén concienciadas con el medio ambiente, la salud y los derechos humanos.
Buenas rentabilidades
En 2005 había en España 31 fondos ISR, catorce de ellos de entidades y firmas gestionadas y domiciliadas en España. Un grupo al que este año se han sumado Caja Ingenieros Mundial ISR y Ahorro Corporación responsable. De todos ellos, la mitad han conseguido este año una rentabilidad superior a la de su categoría e, incluso, algunos de ellos casi la han duplicado.
Es el caso de Santander Dividendo Solidario, fondo de renta variable europea de capital grande mixto, que ha obtenido en lo que va de año unas ganancias del 21,2%, frente al 15,75% de su categoría y de CAM Fondo Solidaridad, que ha conseguido una rentabilidad del 15,9% frente al 7,3% de su categoría (mixtos euros moderados).
En cuanto al número de patrimonio gestionado, no es ninguno de los anteriores el que más volumen ha captado. Y es que, al igual que el resto de inversores, los socialmente responsables también son conservadores. Así, el único garantizado de la lista, BBVA Extra 5 II Garantizado, es el que más activos gestionados tiene (813.959).
En cuanto a los fondos de este tipo comercializados por gestoras extranjeras cabe destacar el importante volumen de patrimonio captado por Pioneer Funds Global Ethical Equity, que ha pasado de 13.400 miles de euros a 283.900. Un significativo aumento de patrimonio que, según la gestora, es consecuencia de la campaña de información que ha motivado a muchos inversores a apostar por este producto.
Sin embargo, el caso de Pioneer no se ha trasladado al resto de fondos. Así, el patrimonio sólo ha aumentado en 23.237 miles de euros (un 2,30% más) con respecto a 2004, hasta alcanzar los 1.031.594 miles de euros.
Una subida poco relevante que ha venido avalada por la reducción del número de partícipes. Estos, lejos de incrementarse, han descendido hasta los 46.253, un 6,71% menos que en 2004 y sólo suponen el 0,71% del total de partícipes de fondos de inversión.
A la cola de Europa
El poco interés de los inversores españoles por este tipo de productos contrasta, y mucho, con el que despiertan en Europa y, sobre todo, en Estados Unidos, donde estos fondos suponen el 10% del total
En Europa según el informe anual “Green, Social and Ethical funds in Europe 2005 Review”, el número de fondos ecológicos, sociales y éticos a 30 de junio de 2005 era de 375, lo que suponía un incremento del 6% en el último año. Por países, Reino Unido, Suecia, Francia y Bélgica concentran el 63,7% de los fondos ISR comercializados en Europa.
Los hedge funds también pueden desarrollar criterios de responsabilidad social...y lo hacen
La ISR no sólo ha de ser contemplada en los fondos tradicionales sino también en la gestión alternativa. Algunas gestoras y gestores de hedge funds lo saben y por eso han decidido dotar de responsabilidad social a sus fondos de inversión libre.
Es el caso de Richard Breeden, quien, como ayer publicó NEGOCIO, ha decidido lanzar su propio hegde fund, Breeden Capital Mangement, cuya principal característica radica en que invertirá en compañías que hayan mejorado sustancialmente en el apartado de buen gobierno corporativo.
Por su parte, BBVA gestión, ha apostado también por lo social con el lanzamiento de BBVA Codespa Microfinanzas, un hedge solidario que invierte en deuda emitida por las instituciones microfinancieras de América Latina.

ANA PALOMARES, Digital Negocio, MADRID / Viernes, 15 de diciembre de 2006

¿RSC, ...

La responsabilidad social corporativa (RSC) como modelo empresarial no persigue la reducción de los beneficios ni lesionar los legítimos derechos de los accionistas acerca del valor de su inversión. La implantación de un sistema de gestión socialmente responsable va asociado normalmente a buenos resultados y a la solvencia empresarial a largo plazo. Entonces, ¿por qué algunos se empeñan en ver esta forma de enfocar la acción de la empresa como enemigo del interés social expresado en términos de beneficios y valor para el accionista?
La argumentación más extendida sobre la posible relación negativa entre responsabilidad social y beneficios se basa en que una gestión que plantea compartir el protagonismo entre varios actores, atendiendo de manera equilibrada los intereses de cada uno, dispersa el esfuerzo y la atención debida acerca del verdadero objeto social de las empresas de acuerdo con la legislación vigente, es decir, según estas interpretaciones, maximizar los beneficios y el valor para el accionista. Se plantearía por tanto la dicotomía responsabilidad social versus marco legal establecido.
Ante esta situación aparentemente insalvable que, podríamos decir, dejaría fuera de juego a la responsabilidad social corporativa, cabrían básicamente dos opciones: 1) cambiar la legislación vigente para dar cabida a este paria de la responsabilidad social, introduciendo un nuevo tipo de empresa distinta de la sociedad anónima, o redefiniendo interés social que, por otra parte, paradójicamente, desde un punto de vista terminológico se encuentra más cerca del concepto supuestamente perturbador, y 2) si esto resultara muy complicado, preguntar a los accionistas si estarían dispuestos a compartir algo de protagonismo con los empleados, clientes, proveedores, comunidad local y demás grupos de interés.
Dicho así, las oportunidades de salir adelante para el modelo de empresa socialmente responsable serían escasas. Plantear una reforma del Derecho mercantil de cierta envergadura, o preguntar a los accionistas si quieren dejar de ser los preferidos de la empresa, parecen caminos a ninguna parte, capaces de paralizar a cualquiera y persuadirle de que mejor ni intentarlo.
Ahora bien, vamos a pensar y defender que la responsabilidad social corporativa genera beneficios y que puede garantizar mejor que otros enfoques la solvencia y supervivencia de la empresa, al mismo tiempo que genera valor para el accionista y demás partes implicadas en su marcha, incluyendo la sociedad y las personas que la componen. Preguntemos entonces a los accionistas si están de acuerdo con esto o si por el contrario les parecería oportuno renunciar a un sistema que en su fundamento lleva aparejada la reducción de riesgos y conflictos de tipo social, medioambiental y económico. Es más, ¿no sería legítimo intentar implantar un enfoque innovador que persigue la mejora de la gestión, como en su día el sistema de calidad total, por ejemplo?En definitiva, no veamos a la responsabilidad social como un monstruo de siete cabezas que pretende destruir el sistema de libre mercado y que condiciona la acción de la empresa, sino todo lo contrario. Demos una oportunidad a la responsabilidad social corporativa, que surge de la propia esencia humana de las organizaciones, y tiempo para demostrar que resuelve problemas, estimula la generación de riqueza colectiva, potencia la creatividad y refuerza la competencia, el mercado y sus partícipes.

José Luis Lizcano. Director gerente y coordinador de la Comisión de Responsabilidad Social Corporativa de la Asociación Española de Contabilidad y Administración de Empresas (AECA)

viernes, 9 de marzo de 2007

... o RC?


Entran 25 y salen 17 del FTSE4Good

El jueves se incorporaron 25 nuevas empresas de todo el mundo -once de ellas británicas- al 'FTSE4Good', tras su revisión de este mes de marzo.
Por otro lado 17 compañías fueron excluidas al no cumplir alguno de los criterios exigidos. Esta nueva revisión no ha afectado a ninguna empresa española. Desde su nacimiento en julio de 2001 más de 450 firmas se han incorporado y unas 160 han sido excluidas del selectivo índice. 310 empresas han ido modificando y mejorando sus políticas y prácticas de RSC para adaptarse a los nuevos criterios. Entra una empresa australiana, una griega, una francesa -salen dos-, una austriaca, cuatro de Japón (sale una), una suiza, una de Países Bajos, once de Reino Unido (salen dos) y cuatro estadounidenses -salen 12-. Empresas españolas que forman parte de este Índice de sostenibilidad 'FTSE4Goog' son Gamesa, Enagás, Iberia, Indra, Red Eléctrica, Repsol YPF, Fenosa, BBVA, Santander, Bankinter, Gas Natural, Ferrovial, Inditex, Mapfre o Telefónica, que se mantienen desde la última revisión del Índice, producida en septiembre de 2006. Hasta enero de este año el 'Top 10' del Índice Global lo formaban: Microsoft, Citibank, Bank of America, AT&T, HSBC, Procter & Gamble, BP, Johnson & Johnson, Pfizer y Toyota Motor. En el 'FTSE4Good' Europe: HSBC, BP, Total, GlaxoSmithKline, Vodafone Group, Novartis, Roche, USB, Royal Bank y Royal Dutch Sell. FTSE cuenta con oficinas en Beijin, Londres, Frankfurt, Hong Kong, Madrid, París, Nueva York, San Francisco, Boston, Shangay y Tokyo y presta servicios a clientes en 77 países de todo el mundo y gestiona y desarrolla índices como el 'FTSE All-World index', el 'FTSE4Good', la serie de índices 'FTSE Eurofirst,' y el prestigioso 'FTSE 100'.

AECA y el GRI

El informativo del mes de febrero del Global Reporting Initiative (GRI) incluía una nota con la relación de las diez primeras organizaciones del mundo que han utilizado el nuevo sistema G3 Application Level. Entre ellas se encuentra AECA con el nivel A, validado por el propio GRI. Junto con nuestra Asociación figuran grandes compañías de Australia, Estados Unidos, Holanda, India, Luxemburgo y Nueva Zelanda. Los socios de AECA que lo soliciten info@aeca.es recibirán un ejemplar impreso gratuito de la Memoria de Sostenibilidad G3 2005 de AECA

Día de puertas abiertas de la Comisión de RSC de AECA

El próximo Pleno de la Comisión de RSC de AECA que se celebrará el próximo lunes, 12 de marzo, invita a todos los socios de AECA a asistir a la reunión que se celebrará en el salón de actos de UNESA (C/ Francisco Gervás, 3) de 16,30 a 19,00 horas. Los temas que se tratarán son los siguientes: 1) Presentación para su aprobación de la Propuesta de Documento AECA “Gobierno y responsabilidad social de la empresa”. 2) Avances del proyecto de elaboración de una taxonomía XBRL sobre responsabilidad social corporativa. 3) Panorama de la responsabilidad social corporativa: ISO 26000, Documento CEOE y otras iniciativas recientes. 4) Cambios en la Comisión. 5) Actividades de la Comisión. 6) Ruegos y preguntas. Intervienen: Pedro Rivero, Mónica Melle, José Luis Lizcano, Miguel Canales, Roberto Suárez y José Mariano Moneva.